Qué es un ataque ddos

inundación de ping

«DoS» redirige aquí. Para la familia de sistemas operativos informáticos, véase DOS. Para el departamento ejecutivo federal de los Estados Unidos, véase Departamento de Estado de los Estados Unidos. Para otros usos, véase DOS (desambiguación).
Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Ataque de denegación de servicio» – noticias – periódicos – libros – académico – JSTOR (agosto de 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
En informática, un ataque de denegación de servicio (ataque DoS) es un ciberataque en el que el autor busca hacer que una máquina o recurso de red no esté disponible para sus usuarios previstos, interrumpiendo temporal o indefinidamente los servicios de un host conectado a Internet. La denegación de servicio se suele llevar a cabo inundando la máquina o el recurso objetivo con peticiones superfluas en un intento de sobrecargar los sistemas e impedir que se cumplan algunas o todas las peticiones legítimas[1].

cañón de iones de órbita baja

«DoS» redirige aquí. Para la familia de sistemas operativos informáticos, véase DOS. Para el departamento ejecutivo federal de los Estados Unidos, véase Departamento de Estado de los Estados Unidos. Para otros usos, véase DOS (desambiguación).
Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Ataque de denegación de servicio» – noticias – periódicos – libros – académico – JSTOR (agosto de 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
En informática, un ataque de denegación de servicio (ataque DoS) es un ciberataque en el que el autor busca hacer que una máquina o recurso de red no esté disponible para sus usuarios previstos, interrumpiendo temporal o indefinidamente los servicios de un host conectado a Internet. La denegación de servicio se suele llevar a cabo inundando la máquina o el recurso objetivo con peticiones superfluas en un intento de sobrecargar los sistemas e impedir que se cumplan algunas o todas las peticiones legítimas[1].

ver más

Los ataques de denegación de servicio distribuidos (DDoS) son una subclase de ataques de denegación de servicio (DoS). Un ataque DDoS implica múltiples dispositivos conectados en línea, conocidos colectivamente como botnet, que se utilizan para abrumar un sitio web objetivo con tráfico falso.
A diferencia de otros tipos de ciberataques, los ataques DDoS no intentan violar su perímetro de seguridad. Más bien, un ataque DDoS tiene como objetivo hacer que su sitio web y sus servidores no estén disponibles para los usuarios legítimos. El DDoS también puede utilizarse como cortina de humo para otras actividades maliciosas y para derribar dispositivos de seguridad, rompiendo el perímetro de seguridad del objetivo.
Un ataque de denegación de servicio distribuido exitoso es un evento muy notorio que afecta a toda una base de usuarios en línea. Esto lo convierte en un arma popular para los hacktivistas, los vándalos cibernéticos, los extorsionistas y cualquier otra persona que busque hacer un punto o defender una causa.
Los ataques DDoS pueden producirse en ráfagas cortas o ataques repetidos, pero en cualquier caso el impacto en un sitio web o negocio puede durar días, semanas e incluso meses, mientras la organización intenta recuperarse. Esto puede hacer que el DDoS sea extremadamente destructivo para cualquier organización en línea. Entre otras cosas, los ataques DDoS pueden conducir a la pérdida de ingresos, erosionar la confianza de los consumidores, obligar a las empresas a gastar fortunas en compensaciones y causar daños a la reputación a largo plazo.

sitio web de ataques ddos

A partir de 2010, e impulsado en gran medida por el auge del hacktivismo, hemos asistido a un renacimiento de los ataques DDoS que ha llevado a la innovación en las áreas de herramientas, objetivos y técnicas. Hoy en día, la definición de un ataque DDoS sigue complicándose. Los ciberdelincuentes utilizan una combinación de ataques de gran volumen, junto con infiltraciones más sutiles y difíciles de detectar que se dirigen a las aplicaciones, así como a la infraestructura de seguridad de red existente, como los cortafuegos y los IPS.
Los ataques de denegación de servicio distribuidos varían significativamente, y hay miles de formas diferentes en las que se puede llevar a cabo un ataque (vectores de ataque), pero un vector de ataque generalmente caerá en una de tres grandes categorías:
Los ataques volumétricos intentan consumir el ancho de banda ya sea dentro de la red/servicio objetivo, o entre la red/servicio objetivo y el resto de Internet. Estos ataques consisten simplemente en provocar una congestión.
Los ataques de agotamiento de estado TCP intentan consumir las tablas de estado de la conexión que están presentes en muchos componentes de la infraestructura, como los equilibradores de carga, los cortafuegos y los propios servidores de aplicaciones. Incluso los dispositivos de alta capacidad capaces de mantener el estado de millones de conexiones pueden ser derribados por estos ataques.