Grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas

Grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas

Grasas monoinsaturadas buenas o malas

Para gozar de buena salud, la mayor parte de las grasas que se consumen deben ser monoinsaturadas o poliinsaturadas. Consuma alimentos que contengan grasas monoinsaturadas y/o poliinsaturadas en lugar de alimentos que contengan grasas saturadas y/o grasas trans.
Desde un punto de vista químico, las grasas monoinsaturadas son simplemente moléculas de grasa que tienen un enlace de carbono insaturado en la molécula, esto también se llama un doble enlace. Los aceites que contienen grasas monoinsaturadas suelen ser líquidos a temperatura ambiente, pero empiezan a volverse sólidos cuando se enfrían. El aceite de oliva es un ejemplo de un tipo de aceite que contiene grasas monoinsaturadas.
Sí. Aunque todas las grasas aportan 9 calorías por gramo, las grasas monoinsaturadas y las poliinsaturadas pueden tener un efecto positivo en la salud, si se consumen con moderación. Las grasas malas -las saturadas y las trans- pueden afectar negativamente a tu salud.

Comentarios

El colesterol HDL se considera el colesterol “bueno” porque transporta el colesterol de la sangre al hígado, donde se descompone, reduciendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares.    Tipos de grasas alimentarias Las grasas alimentarias pueden clasificarse en cuatro tipos. Éstos son:
Cada tipo de grasa se comporta de forma diferente dentro del organismo. Grasas saturadas Las grasas saturadas (a veces denominadas “grasas malas”) contribuyen al riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (como las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares), porque aumentan nuestros niveles de colesterol LDL en sangre.      Estas grasas se encuentran habitualmente en muchos alimentos y bebidas discrecionales (los que sólo se toman de vez en cuando), como las comidas energéticas para llevar (“fast”) y algunos productos comerciales (como las galletas y la bollería).
Las grasas saturadas también se encuentran en algunos alimentos cotidianos y saludables (como los productos lácteos y las carnes). A diferencia de los alimentos discrecionales, estos productos tienen otros nutrientes importantes, como proteínas, vitaminas y minerales, y pueden ser alimentos importantes para incluir en su dieta.
Se recomienda seleccionar opciones con menos grasas saturadas. Por ejemplo, elija:    Grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (a veces llamadas “grasas buenas”) tienden a reducir el colesterol LDL en sangre cuando sustituyen a las grasas saturadas en la dieta.

¿es buena la grasa poliinsaturada?

Para gozar de buena salud, la mayor parte de las grasas que se consumen deben ser monoinsaturadas o poliinsaturadas. Consuma alimentos que contengan grasas monoinsaturadas y/o poliinsaturadas en lugar de alimentos que contengan grasas saturadas y/o grasas trans.
Desde un punto de vista químico, las grasas poliinsaturadas son simplemente moléculas de grasa que tienen más de un enlace de carbono insaturado en la molécula, lo que también se denomina doble enlace. Los aceites que contienen grasas poliinsaturadas suelen ser líquidos a temperatura ambiente, pero empiezan a volverse sólidos cuando se enfrían. El aceite de oliva es un ejemplo de un tipo de aceite que contiene grasas poliinsaturadas.
Los aceites ricos en grasas poliinsaturadas también aportan grasas esenciales que el cuerpo necesita pero que no puede producir por sí mismo, como los ácidos grasos omega-6 y omega-3. Las grasas esenciales deben obtenerse a través de los alimentos. Los ácidos grasos omega-6 y omega-3 son importantes para muchas funciones del organismo.
Sí. Si bien todas las grasas aportan 9 calorías por gramo, las grasas monoinsaturadas y las poliinsaturadas pueden tener un efecto positivo en la salud si se consumen con moderación. Las grasas malas -grasas saturadas y grasas trans- pueden afectar negativamente a tu salud.

Alimentos con grasas monoinsaturadas

Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas se encuentran en mayor proporción en las plantas y el marisco y suelen ser líquidas a temperatura ambiente en forma de aceites. Las excepciones son ciertos aceites de plantas tropicales, como el aceite de coco, el aceite de palma y el aceite de palmiste (que tienen un alto contenido en grasas saturadas) y los aceites parcialmente hidrogenados (una fuente de grasas trans artificiales).
Utilice la etiqueta de información nutricional como herramienta para controlar las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Los fabricantes de alimentos pueden indicar voluntariamente la cantidad en gramos (g) por ración de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas en la etiqueta de información nutricional (bajo el epígrafe de grasas totales), pero están obligados a indicar las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas si en el etiquetado del envase se hace una declaración sobre los efectos para la salud o la cantidad de grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas (por ejemplo, “alto” o “bajo”) que contiene el alimento.