Dieta baja en colesterol

Dieta baja en colesterol

Recetas de dietas bajas en colesterol

Cambiar los alimentos que se consumen puede reducir el colesterol y mejorar la armada de grasas que flota en el torrente sanguíneo. Añadir alimentos que reduzcan el LDL, la partícula dañina que transporta el colesterol y que contribuye a la aterosclerosis que obstruye las arterias, es la mejor manera de conseguir una dieta baja en colesterol.
Los distintos alimentos reducen el colesterol de diversas maneras. Algunos aportan fibra soluble, que liga el colesterol y sus precursores en el sistema digestivo y los arrastra fuera del organismo antes de que entren en circulación. Algunas aportan grasas poliinsaturadas, que reducen directamente el LDL. Y algunos contienen esteroles y estanoles vegetales, que impiden que el cuerpo absorba el colesterol.
1. La avena.  Un primer paso fácil para reducir el colesterol es desayunar un tazón de avena o de cereales fríos a base de avena, como los Cheerios. Te aporta de 1 a 2 gramos de fibra soluble. Añade un plátano o unas fresas para obtener medio gramo más. Las directrices nutricionales actuales recomiendan ingerir entre 20 y 35 gramos de fibra al día, de los cuales al menos entre 5 y 10 gramos deben proceder de la fibra soluble. (El estadounidense medio ingiere aproximadamente la mitad de esa cantidad).

Cuáles son los peores alimentos para el colesterol alto

El pescado puede ser graso o magro, pero sigue siendo bajo en grasas saturadas. Coma al menos 8 onzas de pescado no frito cada semana. Elija pescados grasos como el salmón, la trucha y el arenque, que tienen un alto contenido en ácidos grasos omega-3. Prepare el pescado al horno, a la parrilla, a la plancha o hervido en lugar de empanado y frito, y sin sal añadida, grasas saturadas o grasas trans. Los pescados y mariscos no fritos, como las gambas, el cangrejo y la langosta, son bajos en grasas saturadas y constituyen una alternativa saludable a muchos cortes de carne y aves.
Pruebe las comidas sin carne con verduras o legumbres. Por ejemplo, piense en una lasaña de berenjenas, o en lugar de una hamburguesa, considere un gran champiñón portobello a la parrilla en un panecillo. Tal vez sustituya las alubias con bajo contenido en sodio por alubias con fritura. O trate la carne como un ingrediente de uso moderado, añadido principalmente para dar sabor a los guisos, estofados, sopas bajas en sodio y espaguetis.
Pruebe a cocinar las verduras en un poco de aceite vegetal y añada un poco de agua durante la cocción, si es necesario. (O utilice un spray de aceite vegetal.) Sólo una o dos cucharaditas de aceite son suficientes para un paquete de verduras congeladas normales que sirva para cuatro personas. Coloque las verduras en una sartén con tapa hermética y cocínelas a fuego muy lento hasta que estén hechas.

Cómo reducir el colesterol en 30 días

El cuerpo necesita algo de colesterol para funcionar correctamente. Pero si tiene demasiado en la sangre, puede adherirse a las paredes de las arterias y estrecharlas o incluso bloquearlas. Esto hace que corra el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria y otras enfermedades del corazón.
El colesterol viaja por la sangre en unas proteínas llamadas lipoproteínas. Un tipo, el LDL, se denomina a veces colesterol “malo”. Un nivel elevado de LDL provoca una acumulación de colesterol en las arterias. Otro tipo, el HDL, se denomina a veces colesterol “bueno”. Transporta el colesterol de otras partes del cuerpo hasta el hígado. A continuación, el hígado elimina el colesterol del cuerpo.
Elija grasas más saludables: debe limitar tanto las grasas totales como las saturadas. No más del 25 al 35% de las calorías diarias deben proceder de las grasas alimentarias, y menos del 7% de las calorías diarias deben proceder de las grasas saturadas. Dependiendo de la cantidad de calorías que consuma al día, éstas son las cantidades máximas de grasas que debe consumir:
La grasa saturada es una grasa mala porque aumenta el nivel de LDL (colesterol malo) más que cualquier otra cosa de la dieta. Se encuentra en algunas carnes, productos lácteos, chocolate, productos de panadería y alimentos fritos y procesados.

Plan de dieta baja en colesterol pdf

Cambiar los alimentos que se consumen puede reducir el colesterol y mejorar la armada de grasas que flota en el torrente sanguíneo. Añadir alimentos que reduzcan el LDL, la partícula dañina que transporta el colesterol y que contribuye a la aterosclerosis que obstruye las arterias, es la mejor manera de conseguir una dieta baja en colesterol.
Los distintos alimentos reducen el colesterol de diversas maneras. Algunos aportan fibra soluble, que liga el colesterol y sus precursores en el sistema digestivo y los arrastra fuera del organismo antes de que entren en circulación. Algunas aportan grasas poliinsaturadas, que reducen directamente el LDL. Y algunos contienen esteroles y estanoles vegetales, que impiden que el cuerpo absorba el colesterol.
1. La avena.  Un primer paso fácil para reducir el colesterol es desayunar un tazón de avena o de cereales fríos a base de avena, como los Cheerios. Te aporta de 1 a 2 gramos de fibra soluble. Añade un plátano o unas fresas para obtener medio gramo más. Las directrices nutricionales actuales recomiendan ingerir entre 20 y 35 gramos de fibra al día, de los cuales al menos entre 5 y 10 gramos deben proceder de la fibra soluble. (El estadounidense medio ingiere aproximadamente la mitad de esa cantidad).