Alimentos ricos en grasas monoinsaturadas

Alimentos ricos en grasas monoinsaturadas

Ejemplos de grasas

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Las grasas suelen tener mala fama. Y en lo que respecta a las grasas saturadas y las grasas trans, esa reputación es bien merecida. Estas grasas pueden aumentar las lipoproteínas de baja densidad (LDL, o “colesterol malo”), obstruyendo las arterias y provocando ataques al corazón y derrames cerebrales.
Las grasas insaturadas, en cambio, no merecen la culpa por asociación. Conocidas como “grasas buenas”, pueden -entre otras cosas- mejorar los niveles de lipoproteínas de alta densidad (HDL). El HDL ayuda a llevar el colesterol dañino al hígado para que el cuerpo pueda eliminarlo.
Cuando haga la compra, recuerde todas las razones siguientes por las que las grasas insaturadas merecen un lugar en su cesta si necesita reducir su colesterol (e incluso si no lo necesita). Y busque los alimentos reseñados aquí, que son ricos en este nutriente esencial.

Grasas poliinsaturadas

La grasa monoinsaturada es un tipo de grasa alimentaria. Es una de las grasas saludables, junto con la grasa poliinsaturada. Las grasas monoinsaturadas son líquidas a temperatura ambiente, pero empiezan a endurecerse cuando se enfrían. Las grasas saturadas y las grasas trans son sólidas a temperatura ambiente. Las grasas monoinsaturadas se encuentran en los alimentos vegetales, como los frutos secos, los aguacates y los aceites vegetales. Consumir cantidades moderadas de grasas monoinsaturadas (y poliinsaturadas) en lugar de grasas saturadas y trans puede beneficiar su salud.Cómo afectan las grasas monoinsaturadas a su salud
Su cuerpo necesita algunas grasas para obtener energía y otras funciones. Las grasas monoinsaturadas son una opción saludable. Estas son las recomendaciones de las Guías Alimentarias para los Estadounidenses 2015-2020:Comer grasas más saludables es bueno para la salud. Pero comer demasiadas grasas puede provocar un aumento de peso. Todas las grasas contienen 9 calorías por gramo de grasa. No basta con añadir alimentos ricos en grasas insaturadas a una dieta llena de alimentos y grasas poco saludables. En su lugar, sustituya las grasas saturadas o trans por grasas insaturadas más saludables.Leer las etiquetas nutricionales

Comentarios

El colesterol HDL se considera el colesterol “bueno” porque transporta el colesterol de la sangre al hígado, donde se descompone, reduciendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares.    Tipos de grasas alimentarias Las grasas alimentarias pueden clasificarse en cuatro tipos. Éstos son:
Cada tipo de grasa se comporta de forma diferente dentro del organismo. Grasas saturadas Las grasas saturadas (a veces denominadas “grasas malas”) contribuyen al riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (como las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares), porque aumentan nuestros niveles de colesterol LDL en sangre.      Estas grasas se encuentran habitualmente en muchos alimentos y bebidas discrecionales (los que sólo se toman de vez en cuando), como las comidas energéticas para llevar (“fast”) y algunos productos comerciales (como las galletas y la bollería).
Las grasas saturadas también se encuentran en algunos alimentos cotidianos y saludables (como los productos lácteos y las carnes). A diferencia de los alimentos discrecionales, estos productos tienen otros nutrientes importantes, como proteínas, vitaminas y minerales, y pueden ser alimentos importantes para incluir en su dieta.
Se recomienda seleccionar opciones con menos grasas saturadas. Por ejemplo, elija:    Grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (a veces llamadas “grasas buenas”) tienden a reducir el colesterol LDL en sangre cuando sustituyen a las grasas saturadas en la dieta.

Beneficios de las grasas monoinsaturadas

Todos necesitamos algunas grasas (o más correctamente, necesitamos sus ácidos grasos) como parte de nuestra dieta normal. Todas las grasas aportan vitaminas liposolubles y proporcionan kilojulios como combustible, y algunos ácidos grasos insaturados son esenciales, ya que contribuyen a la estructura del cerebro y también son vitales para las membranas que rodean a todas las células del cuerpo.
Sin embargo, no todas las grasas son iguales, y algunos tipos de ácidos grasos saturados desempeñan un papel en las enfermedades del corazón y deben reducirse en la dieta. Y las grasas trans, producidas cuando se procesan los aceites vegetales para su uso en alimentos de textura crujiente y en algunas grasas para freír, deben eliminarse.
Las grasas insaturadas se definen por su estructura química. Las que son visibles (como en los aceites y las cremas para untar) son líquidas o blandas a temperatura ambiente y pueden clasificarse como monoinsaturadas o poliinsaturadas. Los distintos tipos de ácidos grasos insaturados pueden tener diferentes beneficios para la salud, pero las grasas insaturadas son generalmente más saludables que las saturadas.
Cuando sustituyen a las grasas saturadas, las grasas insaturadas pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol en la sangre y, por tanto, a disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas. El aceite de oliva virgen extra, con su grasa monoinsaturada y su amplia gama de otros factores protectores, constituye un elemento básico de la dieta mediterránea, una dieta sana y equilibrada que reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer.