Alimentos con grasas poliinsaturadas

Alimentos con grasas poliinsaturadas

Alimentos con grasas monoinsaturadas

Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas se encuentran en mayor proporción en las plantas y el marisco y suelen ser líquidas a temperatura ambiente en forma de aceites. Las excepciones son ciertos aceites de plantas tropicales, como el aceite de coco, el aceite de palma y el aceite de palmiste (que tienen un alto contenido en grasas saturadas) y los aceites parcialmente hidrogenados (una fuente de grasas trans artificiales).
Utilice la etiqueta de información nutricional como herramienta para controlar las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Los fabricantes de alimentos pueden indicar voluntariamente la cantidad en gramos (g) por ración de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas en la etiqueta de información nutricional (bajo el epígrafe de grasas totales), pero están obligados a indicar las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas si en el etiquetado del envase se hace una declaración sobre los efectos para la salud o la cantidad de grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas (por ejemplo, “alto” o “bajo”) que contiene el alimento.

Ejemplos de grasas saturadas

La mayoría de los alimentos contienen una mezcla de diferentes tipos de grasa. Por ejemplo, el aceite de canola contiene algo de grasa saturada pero es mayoritariamente grasa monoinsaturada. En cambio, la mantequilla contiene algo de grasa insaturada pero es mayoritariamente grasa saturada.
Esta forma artificial de grasa trans se conoce como aceite parcialmente hidrogenado. Tiene efectos poco saludables en los niveles de colesterol y aumenta el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Por este motivo, el aceite parcialmente hidrogenado ya no puede añadirse a los alimentos en Estados Unidos.
Un tipo en particular -el ácido graso omega-3- parece potenciar la salud del corazón al mejorar los niveles de colesterol, reducir la coagulación de la sangre, disminuir los latidos irregulares del corazón y reducir ligeramente la presión arterial.
No es necesario eliminar las grasas de la dieta. Pero hay que ser inteligente en cuanto a la cantidad y el tipo de grasa que se elige. Recuerde que la grasa tiene muchas calorías. Elija alimentos ricos en grasas insaturadas más saludables en lugar de alimentos ricos en grasas saturadas, no además de ellos.

Alimentos con grasas poliinsaturadas 2020

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Las grasas suelen tener mala fama. Y en lo que respecta a las grasas saturadas y las grasas trans, esa reputación es bien merecida. Estas grasas pueden aumentar las lipoproteínas de baja densidad (LDL, o “colesterol malo”), obstruyendo las arterias y provocando ataques al corazón y derrames cerebrales.
Las grasas insaturadas, en cambio, no merecen la culpa por asociación. Conocidas como “grasas buenas”, pueden -entre otras cosas- mejorar los niveles de lipoproteínas de alta densidad (HDL). El HDL ayuda a llevar el colesterol dañino al hígado para que el cuerpo pueda eliminarlo.
Cuando haga la compra, recuerde todas las razones siguientes por las que las grasas insaturadas merecen un lugar en su cesta si necesita reducir su colesterol (e incluso si no lo necesita). Y busque los alimentos reseñados aquí, que son ricos en este nutriente esencial.

Wikipedia

¿Qué pasaría si hubiera una sustancia que consumieras regularmente y que obstaculizara gravemente tus esfuerzos por estar sano? ¿Y si esta sustancia estuviera vinculada al envejecimiento acelerado y a una serie de problemas de salud comunes? ¿Y si esta sustancia se utilizara en numerosos alimentos “saludables” y en numerosos restaurantes? ¿Y si estuvieras tomando suplementos que contienen altas cantidades de una sustancia dañina que te dijeron que era saludable? Pues bien, esto está ocurriendo y lo más probable es que no seas consciente de ello, lo más perjudicial que puedes meter en tu cuerpo no es el azúcar ni el gluten, son los PUFAs. Aquí, desgloso los pormenores de los aceites a consumir y no consumir y por qué.
Los PUFAs, abreviatura de grasas poliinsaturadas, son un tipo de ácido graso. El tipo de grasa que está disponible para nosotros a través de los alimentos que comemos generalmente se divide en dos categorías: grasa insaturada y grasa saturada. Durante mucho tiempo se nos aconsejó que evitáramos las grasas saturadas y que hiciéramos hincapié en las insaturadas (o que evitáramos las grasas por completo). De hecho, muchos aceites de cocina decían “saludable para el corazón” en la botella. La investigación es abrumadoramente clara en cuanto a que las grasas saturadas no sólo son saludables, sino que son extremadamente beneficiosas para la salud en general. De lo que no se suele hablar es del impacto francamente perjudicial de la clase de grasas altamente insaturadas conocidas como PUFAs.