Teoria de la evolucion de las especies

teoría moderna de la evolución

La evolución es el cambio en las características heredables de las poblaciones biológicas a lo largo de las sucesivas generaciones[1][2]. Estas características son las expresiones de los genes que se transmiten de padres a hijos durante la reproducción. En cualquier población tienden a existir diferentes características como resultado de la mutación, la recombinación genética y otras fuentes de variación genética[3] La evolución se produce cuando los procesos evolutivos, como la selección natural (incluida la selección sexual) y la deriva genética, actúan sobre esta variación, dando como resultado que ciertas características se vuelvan más comunes o raras dentro de una población[4] Las circunstancias que determinan si una característica debe ser común o rara dentro de una población cambian constantemente, dando como resultado el cambio de las características heredables que surgen a lo largo de las sucesivas generaciones. Este proceso de evolución ha dado lugar a la biodiversidad en todos los niveles de la organización biológica, incluidos los niveles de las especies, los organismos individuales y las moléculas[5][6].

charles darwin

La evolución es el cambio en las características heredables de las poblaciones biológicas a lo largo de sucesivas generaciones[1][2]. Estas características son las expresiones de los genes que se transmiten de padres a hijos durante la reproducción. En cualquier población tienden a existir diferentes características como resultado de la mutación, la recombinación genética y otras fuentes de variación genética[3] La evolución se produce cuando los procesos evolutivos, como la selección natural (incluida la selección sexual) y la deriva genética, actúan sobre esta variación, dando como resultado que ciertas características se vuelvan más comunes o raras dentro de una población[4] Las circunstancias que determinan si una característica debe ser común o rara dentro de una población cambian constantemente, dando como resultado el cambio de las características heredables que surgen a lo largo de las sucesivas generaciones. Este proceso de evolución ha dado lugar a la biodiversidad en todos los niveles de la organización biológica, incluidos los niveles de las especies, los organismos individuales y las moléculas[5][6].

teoría de la selección natural

La evolución es el cambio en las características heredables de las poblaciones biológicas a lo largo de las sucesivas generaciones[1][2]. Estas características son las expresiones de los genes que se transmiten de padres a hijos durante la reproducción. En cualquier población tienden a existir diferentes características como resultado de la mutación, la recombinación genética y otras fuentes de variación genética[3] La evolución se produce cuando los procesos evolutivos, como la selección natural (incluida la selección sexual) y la deriva genética, actúan sobre esta variación, dando como resultado que ciertas características se vuelvan más comunes o raras dentro de una población[4] Las circunstancias que determinan si una característica debe ser común o rara dentro de una población cambian constantemente, dando como resultado el cambio de las características heredables que surgen a lo largo de las sucesivas generaciones. Este proceso de evolución ha dado lugar a la biodiversidad en todos los niveles de la organización biológica, incluidos los niveles de las especies, los organismos individuales y las moléculas[5][6].

lamarckismo

William Paley (1743-1805), uno de los autores ingleses más influyentes de su época, argumentó con fuerza en su Teología Natural (1802; ref. 2) que el diseño complejo y preciso de los organismos y sus partes sólo podía explicarse como obra de un «Diseñador» inteligente y omnipotente. El diseño de los organismos, argumentaba, era una prueba incontrovertible de la existencia del Creador.
La Teología Natural es un argumento sostenido a favor de la existencia de Dios, basado en el diseño evidente de los seres humanos y sus órganos, así como en el diseño de todo tipo de organismos, considerados por sí mismos, así como en sus relaciones entre sí y con su entorno. El argumento tiene dos partes: en primer lugar, que los organismos dan pruebas de haber sido diseñados; en segundo lugar, que sólo un Dios omnipotente podría explicar la perfección, la multitud y la diversidad de los diseños.
Hay capítulos dedicados al complejo diseño del ojo humano; a la contextura humana, que muestra una precisa disposición mecánica de huesos, cartílagos y articulaciones; a la circulación de la sangre y la disposición de los vasos sanguíneos; a la anatomía comparada de los seres humanos y los animales; al tracto digestivo, los riñones, la uretra y la vejiga; a las alas de las aves y las aletas de los peces; y mucho más. A lo largo de 352 páginas, Teología natural transmite la pericia de Paley: un conocimiento biológico extenso y preciso, tan detallado y preciso como estaba disponible en el año 1802. Tras detallar la precisa organización y la exquisita funcionalidad de cada entidad, relación o proceso biológico, Paley llega una y otra vez a la misma conclusión: que sólo una Deidad omnisciente y omnipotente podría dar cuenta de estas maravillas de perfección mecánica, propósito y funcionalidad, y de la enorme diversidad de invenciones que conllevan.