Legado en los huesos sinopsis

Legado en los huesos sinopsis

Trilogía del baztán parte 3

El legado de los huesos (en español: Legado en los huesos) es una película española de thriller policíaco sobrenatural de 2019 dirigida por Fernando González Molina[1]. La película es la segunda de la Trilogía del Baztán y es una adaptación basada en la novela homónima de Dolores Redondo[2]. Es una secuela de la película de suspense de 2017 El guardián invisible y le sigue Ofrenda a la tormenta.
Amaia Salazar (Marta Etura) vuelve al valle de Baztán para investigar los suicidios que tienen un patrón misterioso y discordante. Ella cree que los casos de suicidio están relacionados con un caso de asesinato que resolvió en el norte de España un año antes. Salazar, que desde entonces ha dado a luz a un niño, regresa como detective de El Guardián Invisible y dirige la investigación. También tiene que enfrentarse a los retos de su madre Rosario (Miren Gaztanaga), enferma mental y perturbada.
En el juzgado de la ciudad se espera el juicio de Jason Medina, acusado de violar, mutilar y matar a su hijastra Johana Márquez. Pero justo antes de que comience el juicio, Medina es encontrado en el baño del juzgado tras suicidarse cortándose las venas, dejando una pequeña nota en un bolsillo de sus vaqueros con una sola palabra escrita: “Tartallo”.

El guardián invisible

‘El legado de los huesos’ es un thriller español en Netflix. Sigue la historia de Amaia Salazar, una inspectora, que se ve obligada a regresar a su antiguo hogar en el Valle del Baztán, donde una serie de misteriosos asesinatos y suicidios se han convertido en la comidilla del pueblo. Cada una de las víctimas de estos inquietantes incidentes posee una carta que deletrea el nombre de una malvada criatura mitológica conocida como el “Tartalo”. El traslado a su antiguo pueblo le trae los recuerdos traumáticos de su infancia y el hecho de que el nuevo caso comience a golpear demasiado cerca de su casa tampoco ayuda. Pero a pesar de todo, Amaia se adentra de buen grado en la oscuridad de estos misterios y trata de resolver el caso.
Ciertas líneas argumentales de “El legado de los huesos” hacen bastante evidente que no está totalmente basada en una historia real. Sin embargo, al mismo tiempo, el proceso de su investigación e incluso sus personajes parecen reales. Así que si te preguntas en qué se basa, sigue leyendo para conocer sus inspiraciones.

El legado de los huesos trilogía netflix

El legado de los huesos (en español: Legado en los huesos) es una película española de thriller policíaco sobrenatural de 2019 dirigida por Fernando González Molina[1] La película es la segunda de la Trilogía del Baztán y es una adaptación basada en la novela homónima de Dolores Redondo[2] Es una secuela de la película de suspense de 2017 El guardián invisible y le sigue Ofrenda a la tormenta.
Amaia Salazar (Marta Etura) vuelve al valle de Baztán para investigar los suicidios que tienen un patrón misterioso y discordante. Ella cree que los casos de suicidio están relacionados con un caso de asesinato que resolvió en el norte de España un año antes. Salazar, que desde entonces ha dado a luz a un niño, regresa como detective de El Guardián Invisible y dirige la investigación. También tiene que enfrentarse a los retos de su madre Rosario (Miren Gaztanaga), enferma mental y perturbada.
En el juzgado de la ciudad se espera el juicio de Jason Medina, acusado de violar, mutilar y matar a su hijastra Johana Márquez. Pero justo antes de que comience el juicio, Medina es encontrado en el baño del juzgado tras suicidarse cortándose las venas, dejando una pequeña nota en un bolsillo de sus vaqueros con una sola palabra escrita: “Tartallo”.

La trilogía del legado de los huesos, libro 3

Escrito por Dolores Redondo, traducido por Nick Caistor y Lorenza García – ¿Cuántos secretos es posible tener en una familia? Bueno, si se trata de la Trilogía del Baztán de la autora española Dolores Redondo, parece que la respuesta es muy numerosa. Después de las inquietantes revelaciones sobre su madre en El guardián invisible, la inspectora Amaia Salazar no puede limitarse a disfrutar de su permiso de maternidad porque están a punto de estallar más cargas de profundidad metafórica sobre su pasado.
Aunque esto hace que el libro parezca un culebrón, no es el caso.  Sin embargo, todos los elementos que hicieron que el primer volumen fuera intrigante y memorable están presentes también en este libro. La lluvia interminable y la niebla del valle del Baztán en los Pirineos pasan a primer plano, y también tenemos viajes a Pamplona y a la costa atlántica entre San Sebastián y Bilbao. El mito y la leyenda se mezclan con la cruda realidad; la ambientación se une a las pequeñas rivalidades en el trabajo.
Un año después de detener al autor del primer libro, Salazar se prepara para asistir al juicio por asesinato. Pero el asesino se suicida en los aseos de la sala, dejando una extraña pista de una sola palabra: Tarttalo. Para sorpresa de Salazar, no es el único caso en el que un hombre maltratador ha matado a su pareja, y luego a sí mismo, y ha dejado este críptico mensaje. ¿Es posible que alguien esté manipulando a los hombres para que cometan crímenes? Más inquietante aún, parece que los cadáveres fueron desmembrados después de la muerte, y que se guardó una parte del antebrazo como recuerdo, aunque los asesinos no parecen recordar este detalle. ¿Quién guarda un túmulo de huesos en una cueva?