La invasion de los ultracuerpos

Invasión comunitaria del cuerpo

Darsteller: Kevin McCarthy (Dr. Miles J. Binnell), Dana Wynter (Becky Driscoll), Larry Gates (Dr. Dan Kauffman), King Donovan (Jack Belicec), Carolyn Jones (Teddy Belicec), Jean Willes (Enfermera Sally Withers), Ralph Dumke (Off. Nick Miller), Virginia Christine (Wilma Lentz), Tom Fadden (Ira Lentz), Kenneth Patterson (Stanley Driscoll), Sam Peckinpah (lector de contadores)

Obra maestra del cine de ciencia ficción, esta adaptación de la novela de Jack Finney está ambientada en la pequeña ciudad de Santa Mira, donde el psiquiatra local está alarmado por el creciente número de pacientes que afirman que sus allegados no son del todo ellos mismos. De hecho, la ciudad está siendo gradualmente tomada por «gente de la vaina», parecidos alienígenas a los habitantes que carecen de emociones humanas. (El título original era Sleep No More: los alienígenas hacen el intercambio mientras la víctima está durmiendo). Rehecha en 1978, esta versión sigue siendo un clásico, repleto de subtextos sutilmente integrados (paranoia de la posguerra, etc.) para los que gustan de ese tipo de cosas, pero emocionante y escalofriante a cualquier nivel. Se puede ver al difunto Sam Peckinpah en un papel de cameo como lector de parquímetros, y hay que prestar atención a uno de los besos más siniestros jamás filmados. Es la siguiente.

Kevin mccarthy, actor

La invasión de los ladrones de cuerpos es una película estadounidense de ciencia ficción de 1956 producida por Walter Wanger, dirigida por Don Siegel y protagonizada por Kevin McCarthy y Dana Wynter. La película en blanco y negro, rodada en Superscope, estaba parcialmente realizada en estilo de cine negro. Daniel Mainwaring adaptó el guión de la novela de ciencia-ficción de 1954 de Jack Finney, Los ladrones de cuerpos[2]. La película fue estrenada por Allied Artists Pictures como película doble con la película británica de ciencia-ficción El hombre atómico (y en algunos mercados con El hombre indestructible)[3].

El argumento de la película trata de una invasión extraterrestre que comienza en la ciudad ficticia de Santa Mira, en California. Las esporas de una planta alienígena han caído del espacio y han crecido hasta convertirse en grandes vainas de semillas, cada una de las cuales es capaz de producir una copia de reemplazo visualmente idéntica a un ser humano. A medida que cada vaina alcanza su pleno desarrollo, asimila los rasgos físicos, los recuerdos y la personalidad de cada persona dormida que se coloca cerca de ella; estos duplicados, sin embargo, carecen de toda emoción humana. Poco a poco, un médico local descubre esta invasión «silenciosa» e intenta detenerla.

Dana wynter

Dana Wynter (nacida Dagmar Winter; 8 de junio de 1931[1][2] – 5 de mayo de 2011) fue una actriz británica nacida en Alemania y criada en el Reino Unido y en el sur de África. Actuó en el cine y la televisión durante más de 40 años, desde la década de 1950. Su interpretación cinematográfica más conocida fue en La invasión de los ladrones de cuerpos (1956). Una belleza alta, oscura y elegante, que interpretaba tanto a la víctima como al villano. Sus personajes, tanto en el cine como en la televisión, se enfrentaban a veces a peligros espantosos a los que no solían sobrevivir, pero también interpretaba a mujeres intrigantes y manipuladoras en los dramas televisivos de misterio y crimen.

Creció en Gran Bretaña[3]. Cuando tenía 16 años, su padre visitó a unos amigos en Rodesia del Sur (actual Zimbabue), se enamoró del país y se llevó a su hija y a su madrastra a vivir allí[3].

Dana Wynter (como se llamaba a sí misma y se pronunciaba Donna)[cita requerida] se matriculó posteriormente en la Universidad de Rodas de Sudáfrica en 1949. Estudió medicina al tiempo que se dedicaba al teatro, interpretando a la chica ciega en una producción escolar de Through a Glass Darkly, un papel en el que, según dijo, había estado «terrible»[3]. Tras un año de estudios, regresó a Gran Bretaña y se dedicó a la actuación[3].

Antigua película sobre los pods

Pod people (también conocido como body snatchers) es el término coloquial para referirse a una especie de alienígenas con aspecto de planta que aparecen en la novela de 1954 The Body Snatchers de Jack Finney, la película de 1956 Invasion of the Body Snatchers, el remake de 1978 del mismo nombre y la película de 1993 Body Snatchers. Aunque comparten temática, no son la película de 2007 La invasión de la gente vaina.

La gente de la vaina es una raza de parásitos extraterrestres nómadas de un planeta moribundo. Al darse cuenta de que los recursos de su planeta están a punto de agotarse, los pods desarrollaron la capacidad de desafiar la gravedad y abandonar la atmósfera de su planeta en busca de planetas que colonizar. Durante milenios, las vainas flotaron en el espacio como esporas, impulsadas por los vientos solares, y algunas de ellas aterrizaron ocasionalmente en planetas habitados. Al aterrizar, sustituyen a la especie dominante engendrando réplicas sin emociones; los cuerpos originales se desintegran en polvo tras el proceso de duplicación[1] Tras consumir todos los recursos, las vainas parten en busca de otros planetas. Al parecer, este consumo fue el destino de las civilizaciones que habitaban Marte y la Luna. El único objetivo de las vainas es la supervivencia, sin prestar atención a las civilizaciones que conquistan ni a los recursos que derrochan. Los duplicados tienen una vida de cinco años terrestres y no pueden reproducirse sexualmente[1] Su invasión de la Tierra fue breve; incapaces de tolerar nuestra determinación, las vainas abandonaron nuestro planeta, dejando atrás a sus duplicados, pero éstos murieron rápidamente.