Informacion sobre clara campoamor

Dónde nació clara campoamor

El nuevo gobierno español, anunciado en enero, incluye 11 mujeres de un total de 22 ministros.    Sin embargo, la participación de las mujeres en los más altos niveles de gobierno en España es un hecho reciente. Con motivo del Día Internacional de la Mujer 2020 Innovación y Derechos Humanos celebra a las tres primeras diputadas que entraron en el parlamento español, todas ellas elegidas en las Cortes Constituyentes de la Segunda República en 1931.
Clara Campoamor, Victoria Kent y Margarita Nelken fueron elegidas bajo la ley electoral de 1890 que restringía el voto a los hombres.    Las mujeres no obtuvieron el voto hasta la constitución de la nueva República, aprobada por las Cortes Constituyentes en diciembre de 1931. Esto permitió a las mujeres votar por primera vez en las elecciones a Cortes celebradas en noviembre de 1933.
Victoria Kent nació en Málaga en 1891. Fue una de las primeras mujeres en aprobar el examen de abogacía en España y se hizo famosa por ser la primera mujer en dirigirse a un tribunal militar cuando defendió con éxito a Álvaro de Albornoz en su consejo de guerra tras el intento de levantamiento contra la monarquía en Jaca en diciembre de 1930.    Tras la proclamación de la Segunda República, en abril de 1931, Albornoz fue nombrado Ministro de Justicia y Kent fue elegida diputada a las Cortes por el Partido Socialista Radical. Como directora de prisiones entre 1931 y 1934 llevó a cabo importantes reformas para mejorar las condiciones; entre ellas, la construcción de la nueva cárcel de mujeres de Ventas en Madrid (lea sobre su inauguración aquí).

Clara campoamor, the forgotten woman

There were 40 votes of difference, and the precept where it was stated that the citizens «of both sexes» would have «the same electoral rights as determined by the laws» was approved by 161 yeses against 140 noes, many of them from the Radical Party for which Clara Campoamor had run for the elections.
The Diario de Sesiones explains in detail that the result was «welcomed with applause on some sides of the Chamber and with protests on others», with appreciations that allow us to glimpse the heated atmosphere that the Chamber experienced that day.
Clara Campoamor asked for the floor to reply to her and also to other deputies who had shown their total rejection of women’s suffrage with considerations much more categorical than those of Kent, even alluding to the «hysteria» characteristic of women as a compelling reason.
Campoamor tries to answer them all, with a brilliant oratory not exempt from the use of data and with reflections of great depth. She tells them: «In your consciences it is a problem of ethics, of pure ethics to recognize women, human beings, all their rights».

Wikipedia

Biografía de la madrileña Clara Campoamor, hija de una costurera y un contable, nació en 1888, cuando las mujeres más afortunadas sólo contaban para el cuidado de su hogar o para modestos trabajos de modista o mecanógrafa, los más instruidos.
La grandeza de Clara Campoamor radica en que, desde estos humildes comienzos, y habiendo nacido en un entorno social absolutamente machista, se convirtió en una brillante abogada, notable escritora y reconocida dirigente política.
En 1914, se presentó a las oposiciones del Ministerio de Instrucción Pública y ganó, con la primera plaza, un puesto que le permitió volver a Madrid, como profesora especial de taquigrafía y mecanografía en las Escuelas de Adultos.
Fue el súmmum cuando Clara, como abogada, fundó su propio despacho y defendió dos casos de divorcio muy famosos en la época: a) el de la escritora Concha Espina con Ramón de la Serna; b) el de Josefina Blanco Tejerina con Ramón María del Valle-Inclán.
Tras la rebelión de Jaca, contra la monarquía de Alfonso XIII, en diciembre de 1930, en el proceso contra el Comité Revolucionario, Clara asumió la defensa de algunos de los implicados, entre ellos su hermano Ignacio.

Clara campoamor articulos

Clara Campoamor Rodríguez (12 de febrero de 1888 – 30 de abril de 1972) fue una política, abogada y escritora española, considerada por algunos la madre del movimiento feminista español. Fue una de las principales promotoras del sufragio femenino en España, incluido en la Constitución española de 1931 en parte gracias a su defensa.
Fue elegida diputada a las Cortes Constituyentes en 1931, antes de que se permitiera el voto a las mujeres. Más tarde perdió su escaño parlamentario y ejerció brevemente como ministra del gobierno, antes de huir del país durante la Guerra Civil española. Campoamor murió en el exilio en Suiza y fue enterrada en el cementerio de Polloe, en San Sebastián, España[1].
Clara Campoamor Rodríguez nació el 12 de febrero de 1888 en Madrid, España, en el seno de una familia de clase trabajadora, comenzó a trabajar como costurera a los 13 años, pero continuó estudiando a tiempo parcial, tratando de aprobar el examen que garantizaría su ingreso en la facultad de Derecho. [Mientras tanto, fue ascendiendo en varios puestos en la administración, primero en Correos de San Sebastián en 1909 y luego como profesora de mecanografía en Madrid en 1914[3]. Además de su trabajo como profesora, Campoamor se involucró en la escena política madrileña a través de un segundo trabajo como periodista en el periódico La Tribuna, donde entró en contacto con influyentes figuras femeninas de la época, como Carmen de Burgos y Eva Nelken. Estos contactos llevaron a Clara Campoamor a integrarse y colaborar con diversas asociaciones feministas. [4] y a escribir comentarios políticos [3].