Frida kahlo: una biografía

Frida kahlo: una biografía

José guadalupe posada

Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón, como aparece su nombre en el acta de nacimiento, nació el 6 de julio de 1907 en la casa de sus padres, conocida como La Casa Azul, en Coyoacán. En aquella época, esta era una pequeña ciudad en las afueras de Ciudad de México.
Kahlo afirmaba que su padre era de ascendencia judía y húngara, pero un libro de 2005 sobre Guillermo Kahlo, Fridas Vater (Schirmer/Mosel, 2005), afirma que descendía de una larga línea de luteranos alemanes.
Guillermo Kahlo se embarcó en México en 1891 a la edad de diecinueve años y, a su llegada, cambió su nombre alemán, Wilhelm, por su equivalente español, “Guillermo”. A finales de la década de 1930, ante el aumento del nazismo en Alemania, Frida reconoció y reivindicó su herencia alemana deletreando su nombre, Frieda (una alusión a “Frieden”, que significa “paz” en alemán).
La madre de Frida, Matilde Calderón y González, era una devota católica de ascendencia principalmente indígena, además de española. Los padres de Frida se casaron poco después de la muerte de la primera esposa de Guillermo durante el nacimiento de su segundo hijo. Aunque su matrimonio fue bastante infeliz, Guillermo y Matilde tuvieron cuatro hijas, siendo Frida la tercera. Tenía dos medias hermanas mayores. Frida comentó en una ocasión que creció en un mundo rodeado de mujeres. Sin embargo, durante la mayor parte de su vida, Frida permaneció cerca de su padre.

Ver más

FRIDA KAHLO, o MAGDALENA CARMEN FRIDA KAHLO CALDERÓN, nació el 6 de julio de 1907 en la casa de Ciudad de México que poseían sus padres desde 1904, conocida hoy como la Casa Azul. Hija de Wilhelm (Guillermo) Kahlo, de ascendencia alemana, y de la mexicana Matilde Calderón, Frida era la tercera de cuatro hijas, de las cuales sus dos hermanas, Matilde y Adriana, eran la mayor y Cristina, la menor.
A los seis años, Frida enfermó de poliomielitis, lo que hizo que su pierna derecha quedara más corta que la otra, lo que provocó que le hicieran bullying. Sin embargo, este contratiempo no le impidió ser una estudiante curiosa y tenaz. Terminó sus estudios de secundaria en la Escuela Nacional Preparatoria.
A los 18 años, el 17 de septiembre de 1925, Frida sufrió un trágico accidente. Un tranvía se estrelló contra el autobús en el que viajaba. Las consecuencias para su persona fueron terribles: se fracturó varios huesos y se dañó la médula espinal. Mientras estaba inmovilizada durante varios meses, Frida empezó a pintar. Después se relacionó con varios artistas, entre ellos la fotógrafa Tina Modotti y el ya reconocido artista Diego Rivera.

Mario orozco rivera

Nacida de padre alemán y madre mestiza, Kahlo pasó la mayor parte de su infancia y de su vida adulta en La Casa Azul, su casa familiar en Coyoacán, ahora accesible al público como Museo Frida Kahlo. Aunque quedó discapacitada por la poliomielitis cuando era niña, Kahlo era una estudiante prometedora que se dirigía a la facultad de medicina hasta que sufrió un accidente de autobús a los 18 años, que le causó dolores y problemas médicos de por vida. Durante su recuperación, retomó su interés infantil por el arte con la idea de convertirse en artista.
El interés de Kahlo por la política y el arte la llevó a afiliarse al Partido Comunista Mexicano en 1927,[1] a través del cual conoció al también artista mexicano Diego Rivera. La pareja se casó en 1929,[1][5] y pasaron juntos los últimos años de la década de 1920 y los primeros de la de 1930 viajando por México y Estados Unidos. Durante este tiempo, desarrolló su estilo artístico, inspirándose principalmente en la cultura popular mexicana, y pintó sobre todo pequeños autorretratos que mezclaban elementos de las creencias precolombinas y católicas. Sus cuadros despertaron el interés del artista surrealista André Breton, que organizó la primera exposición individual de Kahlo en la Galería Julien Levy de Nueva York en 1938; la exposición fue un éxito, y le siguió otra en París en 1939. Aunque la exposición francesa tuvo menos éxito, el Louvre compró un cuadro de Kahlo, El marco, convirtiéndola en la primera artista mexicana que figuraba en su colección[1] A lo largo de la década de 1940, Kahlo participó en exposiciones en México y Estados Unidos y trabajó como profesora de arte. Dio clases en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado (“La Esmeralda”) y fue miembro fundador del Seminario de Cultura Mexicana. La salud de Kahlo, siempre frágil, empezó a decaer en esa misma década. Su primera exposición individual en México tuvo lugar en 1953, poco antes de su muerte en 1954, a la edad de 47 años.

María izquierda

Frida Kahlo creció en una casa llamada La Casa Azul con sus padres y seis hermanas. Esa casa es ahora el museo de Frida Kahlo.    De niña, a Frida le encantaba dibujar. A los 6 años contrajo una enfermedad llamada polio que le dañó la pierna derecha.
Tras estudiar medicina, Kahlo cambió de carrera después de sufrir un grave accidente. Como parte de su recuperación, Kahlo se sometió a treinta y cinco operaciones, pero siguió pintando. Su madre mandó hacer un caballete especial para que pudiera pintar en la cama, y su padre le prestó su caja de óleos y algunos pinceles.
Frida solía pintar retratos de sí misma. Quería mostrar a la gente su sufrimiento, su incapacidad para tener hijos, y también a las personas de su vida. Creó ciento cuarenta y tres cuadros, de los cuales cincuenta y cinco son autorretratos.
Frida estaba orgullosa de su herencia mexicana. Se inspiró en el arte tradicional mexicano, que es maravillosamente colorido, brillante, con dibujos y simbólico. Está lleno de plumas, flores, bailes, música y texturas. En sus autorretratos a menudo aparecen animales, como monos, loros, un perro sin pelo y un ciervo. El “Autorretrato con mono” (1938) muestra a Frida de pie frente a árboles y hojas con una blusa y un collar tradicionales mexicanos, junto con un elaborado peinado que también refleja su herencia.