Elecciones comunidades autonomas

Elecciones comunidades autonomas

Elecciones en madrid

La determinación del día de las elecciones variaba en función de la comunidad autónoma, siendo cada una de ellas competente para establecer su propia normativa. Normalmente, trece de las diecisiete comunidades autónomas -todas menos Andalucía, País Vasco, Cataluña y Galicia- tenían fijadas sus elecciones para el cuarto domingo de mayo de cada cuatro años, que se celebraban junto con las elecciones locales de ámbito nacional[1][2].
En algunos casos, los presidentes regionales tenían la prerrogativa de disolver el parlamento regional y convocar elecciones extraordinarias en otro momento, pero las asambleas recién elegidas se limitaban a cumplir lo que quedaba de sus anteriores mandatos de cuatro años sin alterar el período hasta sus siguientes elecciones ordinarias. En otros casos -en concreto, Aragón, Baleares, Castilla y León, Extremadura, Navarra y la Comunidad Valenciana-, la ley otorgaba a los presidentes la facultad de convocar unas elecciones anticipadas que dieran lugar a un nuevo mandato parlamentario de cuatro años[3] En el momento de las elecciones autonómicas de 2019, esta prerrogativa había sido ejercida por la Comunidad Valenciana mediante la celebración de unas elecciones autonómicas anticipadas el 28 de abril de 2019[4][5][6].

Resultados de las elecciones en españa

España es un Estado unitario con un gobierno de monarquía parlamentaria. Territorialmente se organiza a través de tres niveles de poder que se organizan por el principio de competencia, no existiendo un orden jerárquico entre ellos: Estado, Comunidades Autónomas y Entidades Locales. Todas estas entidades gozan de autonomía de gestión de sus respectivos intereses. ( Título VIII, Cap. 1, Art. 137, Constitución Española)
Candidatura única para los alcaldes y múltiple para los concejales. Cada municipio constituye una circunscripción en la que se elige el número de concejales que resulta de la aplicación de la siguiente escala (Art. 179, Ley 5/1985)
A partir de 100.001, un concejal por más de 100.000 vecinos o fracción, añadiendo uno más cuando el resultado sea un número par. La escala indicada en el párrafo anterior no se aplica a los municipios que, de acuerdo con la legislación de régimen local, funcionan según un concejo abierto. En estos municipios, el electorado elige directamente al alcalde mediante un sistema mayoritario.

Elecciones al senado en españa

La determinación del día de las elecciones variaba en función de la comunidad autónoma, teniendo cada una de ellas competencia para establecer su propia normativa. Por lo general, trece de las diecisiete comunidades autónomas -todas menos Andalucía, el País Vasco, Cataluña y Galicia- tenían sus elecciones fijadas para el cuarto domingo de mayo de cada cuatro años, que se celebraban junto con las elecciones locales de ámbito nacional[1][2].
En algunos casos, los presidentes regionales tenían la prerrogativa de disolver el parlamento regional y convocar elecciones extraordinarias en otro momento, pero las asambleas recién elegidas se limitaban a cumplir lo que quedaba de sus anteriores mandatos de cuatro años sin alterar el período hasta sus siguientes elecciones ordinarias. En otros casos -en concreto, Aragón, Baleares, Castilla y León, Extremadura, Navarra y la Comunidad Valenciana-, la ley otorgaba a los presidentes la facultad de convocar unas elecciones anticipadas que dieran lugar a un nuevo mandato parlamentario de cuatro años[3] En el momento de las elecciones autonómicas de 2019, esta prerrogativa había sido ejercida por la Comunidad Valenciana mediante la celebración de unas elecciones autonómicas anticipadas el 28 de abril de 2019[4][5][6].

Sistema electoral en españa

La determinación del día de las elecciones variaba en función de la comunidad autónoma, siendo cada una de ellas competente para establecer su propia normativa. Por lo general, trece de las diecisiete comunidades autónomas -todas menos Andalucía, el País Vasco, Cataluña y Galicia- tenían fijadas sus elecciones para el cuarto domingo de mayo de cada cuatro años, que se celebraban junto con las elecciones locales de ámbito nacional[1][2].
En algunos casos, los presidentes regionales tenían la prerrogativa de disolver el parlamento regional y convocar elecciones extraordinarias en otro momento, pero las asambleas recién elegidas se limitaban a cumplir lo que quedaba de sus anteriores mandatos de cuatro años sin alterar el período hasta sus siguientes elecciones ordinarias. En otros casos -en concreto, Aragón, Baleares, Castilla y León, Extremadura, Navarra y la Comunidad Valenciana-, la ley otorgaba a los presidentes la facultad de convocar unas elecciones anticipadas que dieran lugar a un nuevo mandato parlamentario de cuatro años[3] En el momento de las elecciones autonómicas de 2019, esta prerrogativa había sido ejercida por la Comunidad Valenciana mediante la celebración de unas elecciones autonómicas anticipadas el 28 de abril de 2019[4][5][6].