El segundo sexo simone

la mujer como otro pdf

TRADUCIDO POR CONSTANCE BORDE Y SHEILA MALOVANY-CHEVALLIERANOTADO E INTRODUCIDO POR MARTINE REID’Todos los que se preocupan por la libertad y la justicia para las mujeres deberían leer El segundo sexo’ GuardianSimone de Beauvoir escribió célebremente: ‘Uno no nace, sino que se convierte en mujer’. En esta obra pionera del feminismo, examina los límites de la libertad femenina y hace estallar nuestras creencias profundamente arraigadas sobre la feminidad. La liberación, argumenta, implica desafiar las percepciones tradicionales de la relación social entre los sexos y, de manera crucial, en lograr la independencia económica.Basándose en la sociología, la antropología y la biología, El segundo sexo es tan importante y relevante hoy como cuando se publicó por primera vez en 1949.
Simone de Beauvoir nació en París en 1908. En 1929 se convirtió en la persona más joven en obtener la agrégation en filosofía en la Sorbona, quedando en segundo lugar después de Jean-Paul Sartre. Enseñó en los liceos de Marsella y Rouen de 1931 a 1937, y en París de 1938 a 1943. Después de la guerra, se convirtió en una de las líderes del movimiento existencialista, trabajando con Sartre en Les Temps Mordernes. Autora de varios libros, entre ellos Los mandarines (1957), galardonado con el Premio Goncourt, de Beauvoir fue una de las pensadoras más influyentes de su generación. Constance Borde y Sheila Malovany-Chevallier viven en París desde hace más de cuarenta años y ambas se graduaron en la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey). Borde formó parte del profesorado del Instituto de Estudios Políticos y ha sido presidenta y vicepresidenta de American Democrats Abroad. Malovany-Chevallier fue miembro a tiempo completo de la facultad del Institut d’Etudes Politiques y sigue enseñando literatura americana. Llevan veinticinco años traduciendo libros y artículos sobre ciencias sociales, arte y literatura feminista, y son autores de numerosos libros en francés sobre temas que van desde la gramática hasta la política, pasando por la cocina americana.

el género es

Beauvoir se pregunta «¿Qué es la mujer?»[7] Sostiene que el hombre es considerado por defecto, mientras que la mujer es considerada la «Otra»: «Así, la humanidad es masculina y el hombre no define a la mujer como ella misma, sino como relativa a él». Beauvoir describe la relación del óvulo con el esperma en diversas criaturas (peces, insectos, mamíferos), hasta llegar al ser humano. Describe la subordinación de la mujer a la especie en términos de reproducción, compara la fisiología del hombre y de la mujer y concluye que los valores no pueden basarse en la fisiología y que los hechos de la biología deben considerarse a la luz del contexto ontológico, económico, social y fisiológico[8].
Entre los autores cuyos puntos de vista rechaza Beauvoir se encuentran Sigmund Freud y Alfred Adler,[9] y Friedrich Engels. Beauvoir sostiene que, aunque Engels, en su obra El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado (1884), sostuvo que «la gran derrota histórica del sexo femenino» es el resultado de la invención del bronce y la aparición de la propiedad privada, sus afirmaciones carecen de fundamento[10].

ensayo de simone de beauvoir

Los tres marcos de referencia que Simone de Beauvoir utiliza para argumentar en El segundo sexo son el materialismo histórico, el existencialismo y el psicoanálisis. En cuanto al materialismo histórico, de Beauvoir detalla cómo las condiciones sociales y económicas y la clase social tienen un papel en la conformación de la historia, particularmente para las mujeres. Las mujeres están atrapadas por los hombres financiera y socialmente y dependen completamente de ellos sin poder real. Adoptando una óptica existencialista, el libro hace hincapié en la libertad y la elección personales y defiende la construcción social, no biológica, de la feminidad. La naturaleza humana no se fija al nacer, sino que es moldeada por las circunstancias. En el caso de las mujeres, de Beauvoir argumenta que las mujeres no nacen sabiendo lo que significa ser una mujer -cómo comportarse, qué trabajos hacer, cómo sentir- sino que son socializadas en el papel de «mujer». El último marco de referencia principal es el psicoanálisis, en el que de Beauvoir examina críticamente las causas del comportamiento humano y trata de desmantelar los supuestos socioculturales que la gente tiene sobre la feminidad.

libros de simone de beauvoir

El libro que cambió la conciencia de un país – y del mundo. Hito, pionero, clásico: estos adjetivos apenas describen los efectos demoledores y duraderos de La mística femenina de Betty Friedan. Es el libro que definió «el problema que no tiene nombre», que lanzó la Segunda Ola del movimiento feminista y que desde entonces ha despertado a mujeres y hombres con sus reflexiones sobre las relaciones sociales, que aún siguen vigentes.
El libro de De Beauvoir trazó la opresión del «segundo sexo» en términos nunca vistos en el mundo académico. Su teoría más sorprendente se convirtió en un grito de guerra para el movimiento feminista: «No se nace, sino que se llega a ser mujer». Argumentó que la identidad de género estaba formada por la crianza en un mundo gobernado por hombres. Líder del movimiento existencialista, de Beauvoir aplicó la filosofía radical de la elección personal y la libertad para argumentar que las mujeres estaban subyugadas en todos los ámbitos de la vida.
La autora fue una de las pensadoras más importantes de la posguerra. En el centro de su pensamiento estaba la idea de que el entendimiento humano proviene de nuestra experiencia corporal del mundo que percibimos: un argumento engañosamente simple, tal vez, pero que él consideraba que había que hacer tras los ataques de la ciencia contemporánea y la filosofía de Descartes a la fiabilidad de la percepción humana. Desde este punto de partida, el autor presentó estas siete conferencias sobre El mundo de la percepción a los oyentes de la radio francesa en 1948.